Historia

Su nomenclatura proviene del lugar donde se ubica: la Playa Cabana. Simultáneamente con Retamar, Costacabana se comenzó a levantar en 1969 por el mismo motivo que la anterior, por la apertura del Aeropuerto Internacional de Almería. La urbanización nació como promoción privada financiada, sobre todo, con dinero extranjero.

Pronto atrajo inversores inmobiliarios anglosajones y germanos. Su primera fase se terminó en 1973, siendo sus primeros habitantes mayoritariamente pensionistas británicos, mayoritariamente, que fijaron su segunda residencia en esta incipiente urbanización. La siguiente etapa constructora, entre 1974 y 1979, duplicó la zona urbanizada manteniendo su fisonomía de casas grandes, de planta baja, dotadas de pozo negro propio debido a que era una urbanización privada que carecía de red pública de alcantarillado. Precisamente por el carácter privado de la urbanización, los vecinos pagaban una cantidad anual a una Entidad de Conservación que era la encargada del mantenimiento y para el pago del agua que se obtenía de un pozo.

Los títulos de sus calles dejan bien claro el origen de sus primeros moradores: los ingleses. De tal manera, paseando por sus estrechas y recovecas vías públicas nos topamos con títulos como: C/ Surrey, Avda. de Gales, C/ Támesis, C/ Dickens, C/ Chesterton, Avda. Brighton, C/ Windsor, C/ Lord Byron…

Primero se construyó la parte central, en torno a la plaza de la Fuente y luego El Charco y La Algaida en dirección a levante (…sobre un paraje de dunas y matorrales… como apunta el fallecido padre Tapia, cronista oficial de la ciudad de Almería). Es lógico; no podía crecer hacía otro sitio: al norte lo impedía el aeropuerto, al sur el Mediterráneo y al oeste la Rambla de El Charco y la carretera.

Paralelamente, se construyó una edificación de tres alturas conocida como “El Hotel”. Era realmente un aparthotel y se construyó precisamente para ese uso, pero en ningún momento funcionó como tal ya que se vendieron todos los apartamentos a particulares.

En los años 80 la colonia extranjera fue disminuyendo siendo sustituida progresivamente por la nacional. Los nuevos residentes, en su mayoría almerienses, eran parejas de unos 40 años con niños pequeños, que usaban Costacabana como segunda residencia y, según cuentan, fueron los años más animados y bulliciosos. Eran frecuentes las fiestas en la taberna “Sussex”, en el Hotel y en “El Club”.

El Club era una recinto privado con piscina, pistas deportivas y bar. El uso de las instalaciones era sólo para los socios y en la actualidad ha sido reemplazado por las actuales instalaciones municipales que son gestionadas por el Club Natación Jairán.

Entre 1996 y 1998, el Ayuntamiento de Almería se hizo cargo de la barriada, dotándola de servicios tales como alcantarillado, iluminación, recogida de basura, transporte urbano, etc. y de infraestructuras. Parte de estas obras fueron sufragadas por los vecinos.

La conflictiva estación depuradora, por otra parte, se cerró y trasladó al actual EDAR del Bobar.

En 1991, se contruyó paseo marítimo que transformó positivamente la avenida Marinera existente.

Estas dotaciones municipales, de gran impacto, mejoraron ostensiblemente la urbanización marcando un antes y un después.

En 2013 el Ayuntamiento de Almería construyó la primera fase de la promoción La Solana, la más grande de las construidas hasta el momento. Se trata de 132 VPO, 72 tipo duplex y un edificio con 60 pisos dedicados al alquiler.

En 2015 se procedió a la regeneración de la playa, fuertemente erosionada por el oleaje hasta casi su desaparición. La obra se desarrolló durante ocho meses y un presupuesto de 2.435.161 euros. La obra consistió en la construcción de cinco espigones a lo largo de la playa y aportaciones de arena que han hecho que en algunos tramos haya más de sesenta metros de anchura de playa.

En este mismo año la empresa Movistar implantó la fibra óptica en el barrio, cumpliendo así una de la viejas reivindicaciones de los vecinos que se quejaban de la falta de un servicio acorde a los tiempos actuales.

Quedan, sin embargo, problemas importantes que resolver como el de las inundaciones. La suciedad de la rambla del Charco y el vertido del agua de lluvia en nuestras calles por parte del Aeropuerto hace que cuando hay gota fría gran parte del las calles y casas de Costacabana se inunden. Las continuas quejas de los vecinos y el trabajo de la asociación de vecinos hicieron que en noviembre de 2015 la Junta de Andalucía limpiara la mencionada rambla y se entablaran conversaciones con la dirección de Aeropuerto para la canalización del agua de lluvia hacia las ramblas cercanas y así evitar las inundaciones que por este motivo pudieran ocasionarse.

Con el paso de los años la población ido envejeciendo, las casas blancas han sido sustituidas por casas más funcionales de dos alturas usadas como primera residencia, pero el encanto de Costacabana sigue siendo el mismo: gracias a la cercanía del aeropuerto se puede mantener un sistema de edificaciones de dos plantas que no puede crecer hacia su parte norte y que evita la masificación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies