El lado más humano de las inundaciones de Costacabana.

Esta mañana nos hemos acercado hasta Costacabana para conocer de forma más cercana lo ocurrido en este barrio durante los días de la gota fría. Hoy no queremos saber nada de la prensa, comunicados del Ayuntamiento o de aquello que se pueda comentar en redes sociales. Hoy deseamos saber lo que dicen los vecinos.

Nos acercamos hasta la casa de Pepe, un vecino que vive en la calle Concha Espina. Vemos su coche en la calle y la puerta de su cochera abierta. Dentro de la misma hay una montaña de enseres inservibles por culpa del agua: camas, muebles, un lavavajillas, edredones, ropa, zapatos… Una auténtica pena.

Sentado en su parcela, aprovechando el buen tiempo, nos abre las puertas de su casa.

– Vivirencostacabana: Buenos días Pepe ¿Cómo va la mañana?

– Pepe: "Buenos días. Estoy fuera de casa tomando algo el sol. Estos días procuro estar mucho tiempo en la calle porque en casa no estoy a gusto. Todo lo que tenemos amontonado en la cochera produce mal olor. Estamos esperando a que venga el Consorcio y se nos ha dicho que no lavemos nada. Han pasado ya más de quince días".

– VC: ¿Cómo se encuentran usted y su mujer?

– Pepe: "Cansados, muy cansados. Tengo 87 años y volver a pasar por todo esto te vuelve un poco más viejo si cabe. Tuvimos la suerte de que nos ayudó mucha gente, sobre todo familia y vecinos, pero aún así trabajamos demasiado para nuestra edad. El agua llegó a unos treinta centímetros de altura dentro de la casa".

– VC: Cansa también el que no sea la primera vez.

– Pepe: "Más que cansar, deprime y desmoraliza. Compramos esta casa en el año 1978 y desde entonces se ha inundado que yo recuerde al menos cuatro veces."

– VC: ¿Tantas?

– Pepe: "Hay vecinos que hasta más. Lo peor de todo es que esto volverá a pasar porque los problemas son siempre los mismos: la rambla, el aeropuerto, el alcantarillado y el paseo marítimo que se construyó mal. Por aquí han pasado políticos de todos los partidos haciendo promesas que luego no han cumplido."

 VC: Es para estar cansado, como usted dice.

– Pepe: Y también acabreado. ¡Es que toda nuestra vida está dentro de esta casa! Mi mujer y yo teníamos una tienda, trabajamos muy duro para tener esto y ver como poco a poco lo vamos perdiendo. Los políticos vienen, se hacen la foto, prometen y se van. Luego no hacen nada. Los seguros lo mismo. Te tratan como si quisieras engañarlos y luego los que te engañan son ellos. Nunca te dan lo que has perdido. Además, nosotros no queremos que nadie nos de nada, queremos vivir con tranquilidad y seguridad."

– VC: No pide ningún disparate.

Pepe: Es que los políticos no saben con la angustia que vivimos los vecinos de Costacabana. Cuando se acerca septiembre ya estamos con "las orejas levantadas", mirando el cielo y viendo las noticias. Estás en un sin vivir. Mire, yo tengo preparadas una especie de compuertas para tapar las puertas de la casa y de la cochera, aunque cuando llueve como el otro día no sierve de nada. Nadie al que nunca se le haya inundado su casa sabe la angustia que se pasa cuando llueve tan salvajemente. Ves caer una inmensidad de agua y rezas para que se acabe pronto, para que sea un nubarrón. La mayoría de las veces es así, pero otras veces el agua no para y la angustia es indescriptible. En cuanto te das cuenta que es algo más que una nube, deseas con toda el alma que pare porque imaginas como puede acabar todo. Ves caer toda esa agua del cielo y no sabes si faltan minutos u horas para que pare. Cuando ves que el agua entra en la parcela, esperas que se quede ahí. Cuando entra en tu casa, te preparas para el desastre. Al llegarte el agua a los pies dentro de casa ya no hay angustia, hay resignación porque sabes que otra vez vas a perder otra vez un trocito de tu vida."

– VC: ¿Que pide usted, Pepe? 

– Pepe: "Me gustaría que los políticos del Ayuntamiento vivieran cada uno en un barrio de Almería. Si un concejal viviera en Costacabana sufriría como un vecino más todas las carencias de este barrio. Mientras los políticos no se pateen las calles y hablen día a día con los vecinos de todos los barrios no conocerán Almería. Porque Almería son los almerienses, no el AVE o la Capitalidad Gastronómica. El político que no lo entienda así debe dedicarse a otra cosa, porque su obligación principal velar el bienestar y seguridad de todos los almerienses. Estoy muy desencantado con la clase política. Mi padre murió defendiendo la libertad y para mí votar es  sagrado, pero cada vez me lo ponen más difícil."

Se despide de nosotros con su amabilidad habitual y mira su bicicleta. Va a dar su paseo. A sus 87 años todos los días recorre en barrio montado en ella durante una hora. Casi todos los vecinos lo conocen y lo aprecian mucho. 

Como dice Pepe, para conocer un barrio tienes que hablar con sus vecinos. Gracias a él, hoy conocemos un poquito más Costacabana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies