Barriada de Costacabana

Extracto del artículo “Devociones marianas a la naturaleza en dos barriadas de Almerienses: Retamar y Costacabana” escrito por D. Francisco de Asís Torres Montesino. Investigador mariano local.

BARRIADA DE COSTACABANA

Su nomenclatura proviene del lugar donde se ubica: la Playa Cabana. Simultáneamente con Retamar, Costacabana se comenzó a levantar en 1969 por el mismo motivo que la anterior, por la apertura del Aeropuerto Internacional de Almería, uno de los más importantes de nuestro país. La urbanización nació como promoción privada financiada, sobre todo, con dinero extranjero.

Está situada en la Bahía de Almería, a siete kilómetros de la capital almeriense, hacia levante, entre el litoral y el aeródromo. Su parte meridional limita con el mar de Alborán y la septentrional con la pista de aterrizaje. Al oeste linda con la Playa del Bobar y, en perpendicular a ésta, con la Rambla del Charco (en su cabecera es conocida como rambla Honda) y, más a occidente, con la Universidad de Almería. A oriente limita con la Playa de El Perdigal.

Mide 450 m. de sur a norte, en la parte ancha y 200 m. en la estrecha. Tiene una longitud superior a 1,3 km. de poniente a levante. Su forma es trapezoide, sin llegar a completar el trapecio. La superficie urbanizada es inferior a 60 hectáreas y su población, en 2015, supera los 1200 habitantes censados. En el presente dispone, entre otros equipamientos, de un consultorio médico, un centro vecinal y una instalación deportiva concertada que incluye: dos pistas polideportivas, dos pistas de tenis, una piscina cubierta de 25 metros, dos zonas de servicios y una cafetería. La propiedad es municipal y está gestionada por el Club de Natación Jairán.

Dos sociedades, muy distintas, coincidieron en los primeros años de existencia de esta barriada: la inglesa, mucho más numerosa, y la almeriense, minoritaria. De sus muchas diferencias destacaron dos: el idioma y la religión. Empero, el respeto y la tolerancia, idiosincráticos en Almería, prevalecieron haciendo que la convivencia entre ambas fuera ejemplar, a pesar del desinterés y de la flema mostrados por los británicos a la hora de relacionarse, o integrarse, con los españoles.

Pronto atrajo inversores inmobiliarios anglosajones y germanos. Su primera fase se terminó en 1973, siendo gran parte de los primeros moradores de nacionalidad británica, en su mayoría pensionistas, que fijaron su segunda residencia en esta pedanía. La siguiente etapa constructora, entre 1974 y 1979, duplicó la zona urbanizada manteniendo su fisonomía de casas grandes, de planta baja, dotadas de pozo negro -o fosa séptica- propio, individualizo, porque, al ser una urbanización privada, carecía de red pública de alcantarillado.

Primero se construyó la parte central, en torno a la plaza de la Fuente y luego El Charco y La Algaida en dirección a levante (…sobre un paraje de dunas y matorrales… como apunta el fallecido padre Tapia, cronista oficial de la ciudad de Almería). Es lógico; no podía crecer hacía otro sitio: al norte lo impedía el aeropuerto, al sur el Mediterráneo y al oeste la Rambla de El Charco y su carretera paralela.

Relativamente retirado, en dirección noreste, entre 1969 y 1970 se construyó un inmueble de planta baja, aislado del resto, que sirvió de sede a la oficina de la Urbanizadora una parte y como almacén, archivo, cuarto de herramientas y usos varios, otra. De esta edificación trataremos después debido a su implicación, trascendental, en el asunto que tratamos.

Los títulos de sus calles dejan bien claro el origen de sus primeros moradores: los ingleses. De tal manera, paseando por sus estrechas y recovecas vías públicas nos topamos con títulos como: C/ Surrey, Avda. de Gales, C/ Támesis, C/ Dickens, C/ Chesterton, Avda. Brighton, C/ Windsor, C/ Lord Byron…

En los años 80 la colonia extranjera fue disminuyendo, hasta desaparecer, siendo sustituida progresivamente por la nacional. Los nuevos residentes, en su mayoría almerienses, se asentaban aquí con carácter de primera vivienda. Finalizando el siglo XX, entre 1996 y 1998, el Excmo. Ayuntamiento de Almería, atendiendo el deseo vecinal, se hizo cargo de la barriada dotándola de servicios tales como alcantarillado, iluminación, recogida de basura, transporte urbano, etc. y de infraestructuras como, por ejemplo, un paseo marítimo que transformó positivamente la avenida Marinera existente. La conflictiva estación depuradora, por otra parte, se cerró y trasladó. Estas dotaciones municipales, de gran impacto, mejoraron ostensiblemente la Urbanización de Costacabana marcando un antes y un después.

Por ser costero, este núcleo metropolitano, debería haber tenido gran promoción residencial, pero no fue así. Tres factores influyeron, decisivamente, en su escasa proyección turística y social: la excesiva proximidad a la pista del aeródromo, el deficiente funcionamiento de la depuradora municipal, allí ubicada, y el vertido de aguas contaminadas, de la fábrica de celulosa, a la playa de Costacabana. El primer factor ocasiona una contaminación acústica considerable que, si bien no es permanente, es muy molesta. El segundo originaba olores muy desagradables que, dependiendo del mayor o menor uso de la instalación y de los vientos reinantes, se notaban más o menos. Los dos últimos aspectos negativos, la pestilencia y la polución marina, duraron pocos años y desaparecieron con el traslado de la planta esterilizadora de aguas fecales y con el cierre de La Celulosa, respectivamente. Hoy, cinco lustros después, estas circunstancias apenas son recordadas y las asignaturas pendientes que tiene que aprobar la barriada de Costacabana son dos: 1) solucionar el corte de la carretera AL-3202 que provoca el agua pluvial, que baja por la Rambla del Charco, cada vez que precipita fuerte y 2) adecentar su iglesia parroquial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies