La borrasca Elsa acaba con el símbolo de Costacabana.

Su fortaleza ha siso un referente para el barrio durante décadas.

La lluvia y, sobre todo, el fuerte viento de ayer tarde fue el causante del desplome de la única palmera existente en la  playa de Costacabana.

Fue una tarde emocionalmente muy triste para unos vecinos que, desafiando la fuerte borrasca, se acercaron hasta la playa para comprobar con desánimo como el símbolo más representativo de su  barrio había desaparecido.

La palmera se recuerda en la playa desde que se conoce Costacabana y, durante décadas, ha aguantado los innumerables temporales. Su fortaleza fue un  símbolo y un estímulo para unos vecinos que casi con igual firmeza han peleado contra las administraciones para sacar a su barrio del olvido.

Siempre perdurará en la memoria vecinal está palmera que todos han fotografíado, pintado y hasta tatuado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies